Soneto a un tuitero

Necesitaba sacar este engendro de mi mente, espero que haga sentido porque si no, me sería más fácil llorar que componerlo. Inspirado en un tuitero que solía ser genial, o al menos eso creí, y ahora… no sé, no quiero ni decirlo. Mmhh, OK, lo diré sólo para prevenir a otros: ha sido atraído por el Lado Oscuro de la Fuerza de los Tweets Automáticos.
No-usuarios de Twitter: favor de abstenerse. Ni siquiera es buena la rima.
— o —
Me cansó tu mundo perfecto,
la soberbia de tus tweets;
ahora por fin decidí
darte unfollow en soneto.
Me pregunto qué pasó:
¿se convirtió en un vicio?
¿o fue que desde el inicio
lo que creímos no existió?
Del tiempo que te seguí
no quisiera ni pensar
prefiero dejarlo hasta aquí
para ya no mirar tu avatar
y pensar “¿me pasará a mí
que tanto disfruito tuitear?”

 

14 consejos a tuiteros irritantes

Si internet es un lugar y no un medio, y si Facebook es tu casa, entonces Twitter equivale a un bar con chismógrafo donde se enumeran todas las veces que se la mentaste a otro conductor, que miraste el escote de una compañera en la oficina, que hiciste comentarios políticamente incorrectos sobre los negros o el aborto. Pero quizás el mayor pecado en Twitter, al menos para mí, es ser irritante. Para ello es que elaboré esta lista, en una noche de insomnio mientras leía a los que tuitean en las madrugadas.
Te dirás “¡Oh no! ¿Otra de esas listas regañoncitas sobre qué se debe / no se debe hacer en Twitter?” Ante lo cual, mi respuesta es: al menos esta es corta.
  1. Si no cabe en twitter, no va en twitter.
  2. Cuando vives, no tuiteas. Y viceversa.
  3. Si te “montas” en el tuit de alguien para corregirle ortografía / conceptos, oh sorpresa, es muy seguro que no te agradecerá. “Eso es una copla, no un haiku”.
  4. Los hashtags son tus amigos pero no entre sí. No les gusta compartir con otro hashtag un mismo tuit. #Nisiquierasicreesqueeschistoso #porquenoloes.
  5. Tener followers no es un logro en la vida.
  6. Cero personas entran a Twitter para que les pimpees tu producto / blog / chamba. Lo sé, es sorpresivo.
  7. Los followers no se van si tuiteas poco. Relájate, piensa el tuit, no pasa nada.
  8. Es lindo saber sólo un poco de tus actividades rutinarias. Sólo un poco.
  9. Sabías que los que te leemos no somos los mismos que lees? Háblanos a nosotros, no a ellos.
  10. Tú me sigues y quieres que te siga, por reciprocidad. Pero dime, ¿tú te seguirías?
  11. Usar twitter en modo write-only es tonto y egoísta. A menos que seas una celebridad. En cuyo caso es sólo lógico.
  12. Es 10 veces más rápido olvidar a alguien después de darle unfollow que quejarte públicamente de él.
  13. Mejor mudo que llorón.
  14. Hecho poco conocido: en twitter te seguimos a ti, no a todos con los que haces chistes privados. Gracias por no hacerles RT.
Para cargar a todas horas y hacer autoevaluación. Cada ítem cabría en un tuit, por cierto. Así que podrías usarlos como arma o para ser más popular en las fiestas y hacer que todos crean que eres un experto en Twitter. Sólo no les digas tu nick si tú mismo no has cumplido con esta lista.
¿Alguna otra costumbre irritante que se me esté olvidando?