Se acerca el Día D (más bien el Día M)

Ya cada día estamos más cerca… Andrea cumplió ayer 36 semanas de embarazo, y el día M (en que nacerá Mateo) se ve ya a la vuelta de la esquina… El ginecólogo se lo toma todo con una tranquilidad pasmosa, espero con la intención de contagiárnosla; sin embargo, no puedo evitar estar todo jumpy cada vez que oigo a mi mujer sobresaltarse por una patadita extraña o adormilándose a horas no comunes para ello.
Mientras tanto, estas últimas semanas las he vivido con una permanente sensación de calma inquieta, como sentado en una tabla de surf y viendo la ola que se aproxima. Algunos acontecimientos, del tipo de los que planeas cuidadosamente, se están dando de forma atropellada y desordenada, pero a la luz del evento gigantesco que está a punto de ocurrir, me parecen pequeños y sin importancia.
Mateo: te estamos esperando con muchísimo cariño, ya tenemos casi todo listo para tu llegada, salvo dos que tres detalles que supongo se resolverán a tiempo. Quiero decirte que tenemos la intención de ser los mejores padres que podamos para ti, y pedirte que nos disculpes -sobre todo a mí- por cualquier resabio de la educación inefectiva que recibimos, porque todo en todo estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo. A mí me emociona particularmente que, de ahora en adelante, ya no seremos dos los vagos que recorrerán la ciudad en coche sólo para platicar, que se buscarán ocupaciones suficientemente diversas los fines de semana, que se reirán como tontos con programas que ya conocerás, que disfrutarán de la compañía de nuestros perros y gatos -que ya también te esperan con ansias-. Ahora seremos tres. Y nos da mucho gusto.

Ayúdame con un viejo poema

El otro día, buscando unos papeles importantes, me encontré con una colección de viejos escritos y pseudo-poemas que escribí cuando era adolescente. Como cualquiera, invertí más tiempo en leer esos papeles que en buscar los que necesitaba.
Y encontré uno que siempre me gustó, sobre todo el último párrafo. Se lo escribí a una pretendida que me parecía inalcanzable -de hecho ahora es bastante famosilla- y que sentía que podía significar “la salvación” para mí. Supongo que todos hemos pasado por esas.

Lo que se me ocurre es lo siguiente: voy a copiar aquí el verso, a ver si ustedes, amables amigos, deciden ayudarme a crear otros que lo acompañen, para insertar antes o después. Sé, porque los he leído, que muchos son bastante buenos con los versos.
Cada vez que alguien agregue en un comentario un verso/línea/párrafo más, lo agregaré a este post dando crédito al nuevo autor. Por supuesto, se permite utilizar cualquier tipo de lenguaje o “tono”, y utilizar otras métricas (la de mi poema es un poco rara y sin rima). A ver qué logramos entre todos, ¿vale?

Pues bien, ahí va:
Lizbeth Martínez Sánchez

benditas sean las horas
que me traen tu recuerdo
cuando a solas en mi cuarto,
sin mirarte yo te veo. 

Y ese viaje incanzable
que se llama pensamiento
me sigue a todas partes
y me grita que te quiero. 

Porque tú me has enseñado
a quererte desde lejos
sin palabras y en secreto.

Grenouille

Estatua de arena, disuelta, perdida,
divinidad desvanecida.
Entre mi piel y su agua te piensas completa,
contemplas tu tumba,
ocultas la herida.

 

Nadie nunca sabrá cuando destruya tu altar
un mar oscuro será mi único testigo
quizás tu imagen me observe desde las olas
y morirá la diosa, y nadaré contigo.

Chica-mala

…y el tiempo será mi aliado
te llevará lejos
y mis palabras serán te quiero
pero tu nombre será silencio
Y mi mirada enamorada no será tuya
serás mil cosas…
serás ausencia… serás recuerdos… quien sigue?

Cristian Lagos

Nadie querrá tu voz ahora que te has ido
ni el cielo será un ala azul en tus sienes de mármol
nadie querrá tu voz ahora
y ya te he perdido
 

Update:Ya he agregado dos comentarios que amablemente me hicieron Grenouille y Chica-mala. ¿Alguien más se anima? Creo que el experimento está resultando muy agradable, y aunque parezca difícil, vale la pena hacer el intento…
Nuevo update:Ya he agregado el segmento de Cristian Lagos, creo que quedó muy acorde con el resto de las contribuciones. Gracias a todos los que hayan visitado este post y hayan al menos pensado un momento sobre qué podrían agregar a él.
Otro:Nuevas estrofas, esta vez de Lizbeth Martínez Sánchez, que no nos dejó su URL… lástima, porque parece tener talento para la rima. Muchas gracias de nuevo a todos.