¡Voy a ser papá!

Aunque me enteré hace unas dos semanas, aún estoy sorprendido y un poco asustado. Muy sorprendido sobre todo porque estoy contento, porque recibí la noticia con agrado, porque casi lloré al ver un saco uterino en el ultrasonido. Un poco asustado porque todo esto significa desveladas, sacrificios, cambios de hábitos, etc.
Un evento tan importante exige reseña. De modo que estoy retomando este blog, esperando que algo interesante salga de aquí, o que por lo menos sirva para registrar mis cambios de criterios. Cuando estaba chavito, escribía todo el tiempo sobre mis tragedias sentimentales -de hecho, cuando tuve relaciones sanas casi no escribí- y luego, al leer lo escrito, siempre me sorprendía por lo clavado y dramero que soy. Estoy seguro de que esta costumbre se mantendrá.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *